Recetas

Cómo hacer Receta de Shiro etíope


El shiro etíope es una crema de garbanzos para untar que se convertirá en el eje central de cualquier cena o comida de picoteo. Toma nota de estos pasos y ponte manos a la obra con esta original receta.

El shiro etíope es una pasta de garbanzos similar al hummus. Esta delicia es perfecta para acompañar infinidad de platos o servirnos de elemento central en una cena de picoteo. En este tipo de recetas se combinan las legumbres, un ingrediente a incluir en todo menú semanal saludable, con una larga lista de especias. El sabor que se puede conseguir con estos elementos es realmente increíble, la guindilla y el jengibre nos darán un gusto picante de lo más especial. Con unos pasos sencillos y unos minutos, vamos a conseguir traer a la mesa una crema de garbanzos para untar dispuesta a triunfar, toma nota de cómo se prepara.

Ingredientes:

  • ½ taza de harina de garbanzos
  • ½ taza de aceite vegetal
  • ½ taza de tomate triturado
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado
  • 1 pizca de guindilla en polvo
  • ¼ cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 pizca de clavo
  • 1 pizca de pimienta
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 pizca de cilantro
  • 1½ tazas de agua

Cómo preparar un shiro etíope

  1. Empezamos esta deliciosa receta preparando la base que acompañara a nuestros maravillosos garbanzos. Vamos a pelar y cortar muy finitos la cebolla y el ajo. Ponemos en una sartén con un buen chorrito de aceite estos dos ingredientes.
  2. La base de este plato estará perfectamente aromatizada con las especias que vamos a ir introduciendo en la sartén con la cebolla y el ajo. Pondremos el jengibre fresco y el resto de las especias. Podemos darle más o menos sabor en función de nuestros gustos, si no estamos acostumbrados a estos sabores es mejor dejarlos a un lado o poner menos cantidad.
  3. Cuando la cebolla y el ajo estén tiernos, ponemos más aceite y dejaremos que se infusionen estos ingredientes fuera del fuego. Con el calor residual terminarán de aromatizar el plato.
  4. Añadimos el tomate triturado y lo mezclamos con el resto de los ingredientes. Cuando tenemos esta base perfecta lista le llega el turno a la harina de garbanzos.
  5. Vamos poniendo la harina de garbanzo y removiendo. Incorporamos agua hasta que tenga la textura ideal. Las cantidades son un poco orientativas, nos quedaremos en el punto que quede el shiro con una consistencia adecuada para poder untar unas tostaditas.
  6. Pasamos la mezcla por la batidora para que quede más finita. Tendremos lista una receta original y deliciosa que servirá como aperitivo o entrante original. Solo nos quedará probarlo con un buen pan rústico y la mejor de las compañías posibles.

Y recuerda que puedes encontrar mucha más información para resolver tus dudas en nuestros perfiles en Redes Sociales.

Compártelo!


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *