Recetas

Cómo hacer Receta de Alcachofas confitadas


Para tomar verduras de una forma diferente, las alcachofas confitadas son ideales. Toma nota de sus pasos y no dejes de probarlas.

Las alcachofas confitadas son una exquisita receta fácil de preparar y de combinar con otros alimentos. La alcachofa tiene un lugar importante en la historia de la gastronomía, pues su consumo se remonta a la antigua Grecia. También hay evidencias de que era una verdura muy apreciada por la población de la Roma Clásica. En su elección, esta verdura tiene que estar dura, bien prieta y con un atractivo color verdoso; ya sea para tomarla frita, guisada, en una deliciosa crema, etc.

La alcachofa debe cultivarse en zonas de clima cálido, ya que no es resistente a zonas de bajas temperaturas. Esta apetitosa verdura se caracteriza por su poco valor calórico. Además, es rica en fósforo, potasio, hierro, magnesio y vitaminas.

Ingredientes:

  • 10 alcachofas medianas
  • 2 limones
  • ½ taza de perejil picadito
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta
  • Abundante aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar alcachofas confitadas:

  1. Seleccionar alcachofas frescas y de tamaño similar.
  2. Cortar el tallo de cada una de las alcachofas. Quitar varias capas de hojas, con la ayuda de un cuchillo, hasta llegar a las hojas amarillentas. Estas hojas son las que se consideran tiernas.
  3. Con un cuchillo afilado, cortar las puntas de las alcachofas, las cuales deben desecharse o reservar para otra receta.alcachofas confitadas
  4. Cortar y retirar la capa externa del corazón de la alcachofa. El corte se hace esféricamente.
  5. Lavar muy bien las alcachofas con abundante agua.
  6. Cortar los limones y friccionar las alcachofas con éstos para evitar que se oxiden.
  7. En una sartén grande con cierta profundidad, colocar las alcachofas una al lado de la otra. Deben cubrir todo el espacio, sin que haya separación entre ellas.
  8. Verter abundante aceite de oliva hasta revestir todas las alcachofas, de manera que queden totalmente sumergidas en el aceite.
  9. Agregar la sal y la pimienta por toda la superficie de las alcachofas. Espolvorear el perejil finamente picado y el orégano.
  10. Cocinar a fuego lento durante 90 minutos aproximadamente. Evitar que el aceite llegue a su punto de ebullición.
  11. Transcurridos los 90 minutos, las alcachofas deben estar bien blandas. Retirarlas y dejarlas escurrir en una superficie ahuecada, para quita el exceso de aceite.
  12. Corregir la sal.
  13. Si no se consumen todas al momento, se pueden refrigerar para su conservación. Pueden calentarse en un horno microondas o comerse a temperatura ambiente.

Las alcachofas confitadas son un plato delicioso y sencillo al que puedes añadir otros ingredientes. Puedes ofrecerlas como un plato principal o también servirlas como una guarnición.

Y recuerda que puedes encontrar mucha más información para resolver tus dudas en nuestros perfiles en Redes Sociales.

Compártelo!


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *